En California, USA, Cualquier famoso que se las de de ecologista lleva un Prius de Toyota, uno de los pioneros en la movilidad hibrida. Este tipo de vehículos reducen los consumos y las emisiones a la atmosfera añadiendo al menos un motor eléctrico y una batería al sistema de automoción tradicional de combustión interna, obteniendo un vehículo a medio camino entre los tradicionales y los eléctricos.
Actualmente hay en el mercado varios tipos de vehículos a los que en general llaman híbridos pero que implementan el sistema de movilidad eléctrica de manera diferente entre sí.

Los podríamos dividir en:
-Híbridos puros: Son los híbridos por excelencia, pueden circular en modo totalmente eléctrico, únicamente con el motor de combustión y con el apoyo de los dos sistemas al mismo tiempo. La carga de las baterías necesaria para mover el motor eléctrico la obtiene de la recuperación de energía en la frenada y del aporte del motor de combustión mientras intenta ir a revoluciones óptimas. Normalmente circula en modo eléctrico al arrancar y a bajas velocidades, es decir, en circuitos urbanos, precisamente donde más se consume. Pero hay que tener en cuenta que la autonomía eléctrica es muy reducida, de varios Kilómetros, aún así suficiente para ahorrar sensiblemente combustible. El más representativo dentro de este tipo de vehículos es el Toyota Prius.

-Semi-híbridos: Los intentan vender como híbridos puros pero no llegan a moverse únicamente en modo eléctrico. En este tipo de vehículos el motor eléctrico solo funciona como apoyo al de gasolina, reduciendo los consumos, pero en ningún momento circula sin consumir combustible. Al igual que los anteriores, la carga de las baterías se obtiene de la regeneración en la frenada y también del propio motor de combustión que ayudándose de la carga intenta ir siempre a revoluciones óptimas. Los más populares entre los semi-hibridos son el Honda Civic IMA y el Honda Insight Hybrid.

-Híbridos Enchufables o de rango extendido: Funcionan igual que los híbridos puros pero además de cargar la batería con la recuperación de frenada también se puede hacer enchufándolo en casa o en un punto de carga. Las baterías y la autonomía son más grandes pero a su vez también lo es el precio. Son de los más interesantes actualmente aunque la autonomía eléctrica se sitúa entorno a los 25 Km. Después del verano llegará a España el Toyota Prius Plug-in que pretende abrir el mercado a este tipo de vehículos.

-Eléctricos de rango extendido: No son híbridos y se profundizará en estos en el próximo artículo, pero hay que reseñarlos porque se prestan a confusión debido a que también tienen un motor de gasolina y otro eléctrico, aunque la tracción a las ruedas siempre es eléctrica y es enchufable, pero cuando se le acaba las baterías un pequeño motor de gasolina se encarga de mover un generador para cargarlas en el interior del vehículo. El Opel Ampera será el máximo exponente de este tipo de vehículos en el mercado Europeo.

-Micro-híbridos: No tienen nada que ver con la hibridación que tratamos. Comercialmente utilizan esta denominación para los sistemas de eficiencia de combustible, como los Start-Stop que desconecta el motor en cada parada prolongada del vehículo, pero nada más lejos de la realidad, simplemente ahorran unas decimas de combustible y no deberían considerarse híbridos, de hecho están fuera de las ayudas. Muchos vehículos actuales utilizan este método.

La agencia andaluza de la energía concede ayudas para la compra de vehículos híbridos de hasta el 15 % del valor de mercado del vehículo, los propios concesionarios se encargan de gestionar dicha subvención. Normalmente esta ayuda estaría entorno a los 3000 €.
Por otro lado, la mayoría de los vehículos híbridos no deben pagar impuesto de matriculación debido su baja emisión de CO2, ahorrando un mínimo de 1000 € en su compra.

Hay que recalcar que todos los vehículos híbridos cuentan con cambio automático, esto es debido a que buscan maximizar la eficiencia ante todo, por ello sus diseños son muy aerodinámicos, utilizan materiales ligeros, paran el motor de combustión cuando el vehículo se detiene y para rizar el rizo utilizan cambios automáticos para cambiar en el momento más óptimo, asegurando el máximo ahorro de combustible.

Pros:
-Reducción de la cilindrada del motor de combustión interna debido a la complementación con el motor eléctrico, con la consiguiente reducción de consumo y emisiones.
-Recuperación de energía en la frenada.
-Circulación en modo eléctrico sin consumir combustible, sin emisiones y totalmente silenciosa. Los Híbridos enchufables pueden ser utilizados como eléctrico puros dentro de sus limitaciones.

Contras:
-Por su precio puedes encontrar vehículos Diesel más equipados o de segmentos superiores con cifras de consumo similares. Es por esto que no terminan de arrancar todavía, aunque con una correcta utilización puedan sacarle bastante ventaja a los diesel. En la actualidad tienen la imagen de ser un producto para el “Sibarita Verde”.
-Al llevar dos sistemas, el de tracción eléctrica y el de combustión interna, está formado por más componentes que los vehículos convencionales con lo que el riesgo de avería también aumenta.
- Actualmente la mayoría de los Híbridos utilizan motor de gasolina, pero están por llegar los híbridos con motor diesel, será entonces cuando su compra sea realmente atractiva.

En el próximo capítulo veremos las bases, los tipos y los pros y contras de los vehículos totalmente eléctricos.