Revista Todo
Albert Einstein dijo una vez: “Todo el mundo es un genio, pero si juzgas a un pez por su habilidad para trepar a un árbol vivirá toda su vida creyendo...que es estúpido”
Cualquier padre con dos o más niños sabe que no somos iguales, que los hijos son cada uno diferente del otro, que cada cual tiene una capacidad o habilidad distinta, distintas fortalezas y dones, sueños e inteligencias. No juzguemos entonces a los hijos comparándoles con otros, ni esperemos que su evolución en la escuela sea igual a la de su compañero.

La enseñanza es tarea que no acaba nunca, los profesores tienen el trabajo más importante del planeta y el equipo padre-profesor no siempre está unido. Es importante tener informados a los maestros de los intereses o dificultades de los niños y, a la vez, interesarnos por la labor del profesorado, así como tener en cuenta sus opiniones, sobre todo ante situaciones difíciles. Solemos hablar a menudo equivocadamente del oficio del maestro, como aquel de cómodo horario o sus largas vacaciones... sin embargo hablamos poco de la responsabilidad de su trabajo y la tensión diaria que sufren.
Ser agradecidos es la mejor forma de enseñar a los hijos a serlo. El elemento clave en este equipo se llama confianza.

Algo que va mucho más allá de las calificaciones, es la labor de la educación que se transmite del profesor al alumno, esta debe ser reconocida y apoyada por los padres, porque sin su confianza, sembrarán la desconfianza en sus hijos, dificultando su desarrollo. Los niños pasan cerca de ocho horas todos los días en el centro educativo, en ese tiempo los profesores tienen la gran responsabilidad de poner todos los medios para facilitar el aprendizaje de los contenidos establecidos por la ley. Durante este tiempo también se convierten en figuras de referencia para los alumnos, transmitiendo valores que les servirán para moverse por el mundo.

En este marco de trabajo debe haber un consenso y un acuerdo sobre qué objetivos se tratan de alcanzar. Los padres además tienen un conocimiento diferente y complementario del de los profesores que puede ser de gran ayuda a la hora de superar dificultades, de manera que se conviertan en aliados del profesor para ayudar a los alumnos a progresar en su aprendizaje. Afortunadamente por lo general el niño va aprendiendo y mejorando cada día, algo que los padres, desbordados de obligaciones y faltos de tiempo agradecen.
“Nuestro peor problema de comunicación es que no escuchamos para entender. Escuchamos para contestar “Esta pequeña frase encierra un gran aprendizaje si la pensamos un momento, porque todo siempre comienza con la importancia de la comunicación entre nosotros. Así es quizás tan importante aprender a escuchar como aprender a dar una respuesta correcta.

Y no solo para el ser humano la comunicación es fundamental, para los demás seres vivos también lo es, incluyendo el intercambio de señales entre animales de cualquier especie.

Pero en nuestra condición de seres sociales las personas necesitamos comunicarnos, esto es lo que enriquece la experiencia humana y nuestra propia construcción como ser. La comunicación es de vital importancia para desarrollar nuestras potencialidades. Los gestos de cariño y también los de desaprobación influyen sobre nuestro comportamiento y nos van forjando como individuos.

De ahí que una de las formas de comunicarnos que es a través de la palabra escrita, sea base importante de conocer, puesto que aprendemos cuando leemos y cuando estudiamos esa otra forma en la que alguien se comunica con nosotros. Por ello comprender lo que leemos, sobre todo en la escuela siendo niños, es básico para nuestro futuro desarrollo y crecimiento personal. La comprensión lectora es la capacidad para entender lo que se lee, tanto en referencia al significado de las palabras que forman un texto, como respecto a la comprensión global del texto mismo. Por eso es importante que favorezcamos el desarrollo de la compresión lectora en los ámbitos de la vida del niño
Hoy más que nunca la comprensión lectora es fundamental para poder desenvolverse en el mundo en el que vivimos, donde los mensajes, los datos y los iconos están presentes en cualquier actividad cotidiana. Es importante comprender lo que leemos tanto para la adquisición de conocimientos, como para desentrañar la realidad que nos rodea.

» Leer Más ...

Tiendologuia.comDespués de todo un duro largo camino de bachillerato, los chicos y chicas tienen que sufrir la criba de la selectividad, un duro proceso en el que dependiendo de la nota media que logren alcanzar, decidirán de alguna forma su futuro. Un futuro que aunque corran tiempos difíciles, siempre soñamos que sea mucho más cómodo si te respalda una licenciatura o grado universitario.

Ir a la universidad otorga a muchos estudiantes la oportunidad de ser independientes — o prácticamente independientes — por primera vez. Pero es fácil dejarse atrapar y olvidarse de las responsabilidades que conlleva la independencia. Para que este cambio de la rutina de la escuela secundaria a la libertad de la universidad sea exitosa tienen que responsabilizarte de sus propias acciones. Eso significa aprender a manejar su tiempo y sus prioridades.

A pesar de la inseguridad que puede aparecer cuando se sienten fuera del hogar por primera vez, hay que tener presente que es en este periodo cuando se reafirma la personalidad y el estatus social de los nuevos estudiantes de grado. En esta etapa cada cual debe enfrentarse a las responsabilidades propias de la carrera, debe comenzar a rehacer su vida social y crear un grupo de nuevos amigos, en definitiva comenzar a tomar las riendas de la propia vida que se le presenta, asumir decisiones en relación con la construcción de su propio futuro.

» Leer Más ...

Tiendologuia.comLa teoría de las inteligencias múltiples es un modelo del concepto de mente, propuesto por el Dr. Howard Gardner en 1983, según esta teoría la inteligencia no es algo innato y fijo que domina todas las habilidades de la persona, sino que está localizada en diferentes áreas del cerebro y tiene la capacidad de desarrollarse. Para definir los tipos de inteligencias, estudió el desarrollo de las habilidades de los niños y destacó 8 tipos de inteligencias que se encuentran en nosotros, dependerá entonces de la capacidad que tengamos de desarrollar unas u otras el tipo de inteligencia o inteligentes que podamos ser.

Veamos cada una de ellas:

1) Inteligencia lingüística-verbal:

Es considerada una de las más importantes, capacidad de emplear de manera eficaz las palabras. En general se utilizan ambos hemisferios del cerebro y es la que caracteriza a los escritores.

Es la responsable de la producción de oraciones gramaticales. Una persona con esa área lesionada puede comprender palabras y frases sin problemas, pero tiene dificultades para construir frases más sencillas.

Capacidad para comprender el orden y el significado de las palabras en la lectura, la escritura y, también, al hablar y escuchar.

Habilidades relacionadas: hablar y escribir eficazmente, está en los niños a los que les encanta redactar historias, leer y en los que aprenden con facilidad otros idiomas.

» Leer Más ...

Tiendologuia.comEl hábito de leer es un placer que difícilmente se adquiere en edad adulta, entre las ideas para fomentar el hábito de la lectura figuran hacerlo desde la más tierna infancia. La afición a la lectura tiene muchas posibilidades de consolidarse cuando se ha despertado en la niñez. A veces escuchamos a los padres lamentarse: “a mi hijo no le gusta leer” y lo dicen con cierta inquietud. En realidad hay muchas personas a las que no les gusta leer. Leer es una actividad contemplativa que necesita concentración, silencio, aislamiento, inmovilidad, exclusividad.

Pero a pesar de las excepciones, aficionarse a la lectura depende también de cómo se haya abordado la cuestión desde las primeras edades, porque saber leer es apropiarse del texto: elegir la lectura, leer rápidamente, ser capaz de servirse del texto para algo, hablar del mensaje, completarlo y ampliarlo con otras lecturas. Muchas veces se ha considerado que un niño sabe leer porque pronuncia una frase escrita. A los seis o siete años aproximadamente, comienza a utilizar un código, pero le hará falta tiempo para saber utilizarlo realmente. Un niño de siete años si no comprende lo que lee, no desarrollará una auténtica actividad de lector, necesitará un texto a la medida de sus capacidades, adaptado a su sensibilidad, que tenga en cuenta su lenta progresión. Hay que dejar al niño elegir las lecturas. Si no termina un cuento, tal vez no sea por pereza o inconstancia, sencillamente se ha equivocado en la elección. Tendrá muchas oportunidades en su vida escolar y familiar para encontrar temas interesantes.

Para acompañar a un lector que empieza, es preciso conocer sus gustos. Animales, brujas, la prehistoria… la propuesta debe ser amplia y variada. Si un niño está fascinado por un tema, decidirá voluntariamente detenerse en comprender el texto ayudado por las imágenes, libros, revistas, cómics, la calidad es lo importante. La lectura-placer es un magnífico entrenamiento para entender y apreciar los libros de texto, pero no se debe confundir la lectura escolar que es un ejercicio de progresión. Leer demanda un esfuerzo y es preciso recibir una recompensa.

» Leer Más ...

| 1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7 | Siguiente»