Revista Todo
La yuca gigante es una planta leñosa arborescente de la familia e las Agaváceas, la misma que la de la pita, plantas que tienen hojas muy grandes, a veces carnosas, acintadas y de ápice punzante (los ingleses llaman a las yucas “spanish bayonet”, la bayoneta española, aunque este nombre se reserva más para la yuca común), dispuestas en la base (ej.pita) o en el ápice (ej.yuca). El nombre científico es Yucca elefantipes, en la que la parte genérica alude al nombre caribeño de la raíz de la mandioca (una planta muy diferente), que por error se atribuyó a las yucas que conocemos ahora; la parte específica viene a significar “pata de elefante”, por el parecido del tronco a la pata de este paquidermo. Se conocen varias especies de yucas importadas por su valor ornamental, siendo frecuente en la Axarquía la yuca común (Yucca aloifolia), literalmente “hoja de áloe”, por su parecido a las hojas del áloe (Aloë), si bien las áloes son de otra familia muy diferente (las Asfodeláceas). Otra especie es la yuca magnífica (Yucca gloriosa), de hojas verdeazuladas con el margen pálido y acanaladas, flores teñidas de rojo o verde y de frutos casi secos. En los viveros se ofrecen variedades especialmente llamativas de hojas coloreadas, sobre todo con bandas o estrías amarillas.

Se trata de una planta arborescente, que en sentido estricto no corresponde con la noción de “árbol”, porque la savia circula por el centro de la planta. No obstante, la planta, cuando alcanza cierta edad, puede tener un porte que recuerda claramente un árbol, a diferencia de otras yucas más arborescentes, pues lleva una ramificación que le hace merecer más la denominación de árbol que otras plantas similares a ésta como las palmeras. Inicialmente tiene un porte arbustivo, parecido a un ágave, pero con la edad va diferenciándose un tronco, ligeramente engrosado en la base y algo ramificado, hasta alcanzar una altura de hasta 15 m, aunque normalmente no pasa de los 12 m; la corteza es inicialmente pardo-grisácea y casi lisa, pero luego se hace más áspera y rugosa por la aparición de fisuras. La copa, es de amplitud muy reducida, ya que carece de sistema de ramificación desarrollado, pero da el aspecto de varias palmeras reunidas. Las hoja son perennes y dispuestas en roseta en la terminación de los tallos, y estos grupos dispuestos a su vez de manera alterna; sin peciolo (sentadas), limbo de forma muy alargada, acintada, de bordes paralelos y aserrados, de 60-100 cm de largo por 4-8 cm de ancho, de color verde oscuro, de consistencia correosa, más o menos rígidas, acanaladas o cóncavas en el haz y rematada en un pico de color pardo-rojizo muy punzante (haciendo gala al nombre inglés de “spanish bayonet”). Flores hermafroditas, de 7-10 cm de diámetro cuando están abiertas, ; dispuestas en una inflorescencia tipo panícula de unos 45-70 cm, de tallo recio y corto, con hojas reducidas a escamas, naciendo del centro de las rosetas; pedúnculo flora relativamente largo y fino y flores vueltas hacia abajo; periantio formado por dos envolturas petaloideas de 6 piezas blancas en la que la más externa está levemente teñida de rojo en el ápice, de forma ovalada, casi libres, algo gruesas, de 2,5-4,5 cm de largo, dando un aspecto acampanado; androceo de 6 estambres tan largos como el ovario, ocultos en el interior del perigonio, con filamentos anchos y carnosos y anteras pequeñas y acorazonadas; gineceo con un ovario súpero, formado por 3 carpelos, de color verde claro, con estilo cilíndrico, corto y grueso y rematado por un estigma de 3 lóbulos cortos. Fruto blanco y carnoso, indehiscente, de sección casi hexagonal, alargado, de 7,5-10 cm de largo por 3-3,5 cm de ancho,, verde cuando es joven y purpúreo a negruzco en la madurez, encerrando numerosas semillas comprimidas y con un reborde en forma de anillo.

» Leer Más ...

La washingtonia, popularmente dicho guachintonia, es una de las muchas especies de la familia Palmáceas (o Arecáceas), todas ellas caracterizadas por su típico porte de tronco no ramificado, del que crecen continuamente hojas palmeadas. Su nombre científico es Washingtonia filifera, en la que el nombre genérico alude a primer presidente de los Estados Unidos, George Washington, a quien fue dedicado, y el nombre específico alude “hebras”, unos característicos filamentos que penden de sus hojas. Para muchas personas las palmeras son todas iguales, no encontrando diferencia entre la una palmera, sea canaria o datilera (Phoenix) y una guachintonia (Washingtonia). Sin embargo, hay una diferencia básica entre estos dos tipos de palmeras y es la forma de sus hojas: mientras que las palmeras comunes tienen hojas pinnadas (en forma de peine) las guachintonias tienen hojas palmeadas (en forma de abanico), como el palmito. Próxima a la guachintonia, y a veces difícil de diferenciar, es la guachintonia del sur (Washingtonia robusta), de tronco más estrecho y alto, pero ensanchado en la base, con menos hebras e inflorescencias más cortas. Cuando es joven puede confundirse con la palma australiana (Livinstona australis), que se diferencia porque cuando es adulta no conserva las hojas secas y el peciolo es espinoso en toda su longitud, o la palma china (Livinstona chinensis), de tallo más corto y peciolo espinoso solo en la base.

Así pues, esta especie es una palmera, no un árbol propiamente dicho, ya que no tiene ramas, sino un tallo producido por el crecimiento continuo de hojas directamente del centro de la planta. Sin embargo, por su porte lo podemos asimilar a un árbol de tronco leñoso y robusto, derecho, que puede alcanzar los 25 m de alto, aunque la altura normal es de unos 15 m, con 1 m de diámetro troncal, de color pardo-grisáceo, textura áspera y anillos apretados en la parte inferior. Hojas muy grandes, palmeadas, con un largo peciolo de 1-2 m, que se prolonga por el haz en una especie de lengüeta triangular y por el envés forma una costilla que penetra algunos centímetros en el limbo (de ahí que a la hoja se le llame costapalmeada); limbo grande, de 1-2 m de ancho, profundamente hendida en segmentos estrechos y con un solo pliegue que se suele deshilachar por el margen, dando lugar a unas típicas hebras blancas muy largas, que dan nombre a la especie; la hoja frecuentemente se dobla en el tercio apical y cuando se secan tardan mucho en desprenderse del tallo. Flores hermafroditas, agrupadas en inflorescencias axilares muy largas (hasta 5 m), ramosas y colgantes; las flores tienen periantio de dos envolturas de tres piezas o tépalos, de color blanquecino; androceo formado por 6 estambres y gineceo con 3 carpelos libres en la parte inferior y unidos por sus estilos. Fruto carnoso, tipo drupa, llamado dátil, pequeño, de forma ovoidea o esferoidal, de 5-10 mm, de color pardo a negruzco, con muy poca carne y un hueso de 4-5 mm, elipsoidal, aplanado y con un surco de color pardo-amarillento.

» Leer Más ...

La tipuana o tipa es una especie de la gran familia de las Leguminosas, plantas con un típico fruto en legumbre, subfamilia Papilionoideas, caracterizadas por sus flores irregulares en forma amariposada o papilionácea. Su nombre científico es Tipuana tipu, en la que el nombre genérico alude una latinización moderna del nombre autóctono que le dan los brasileños (tipa), al igual que el nombre específico. También se le ha llamado “palo rosa”, pero esta denominación puede confundirse con otros árboles llamados “perobá”, que en realidad son Apocináceas del género Aspioderma, que no tienen nada que ver con la tipuana.

Se trata de un árbol caducifolio, de mediana altura, no superando los 15 m en condiciones normales (se conocen ejemplares excepcionales de hasta 20 m). Tronco recto, con corteza de color grisáceo, liso al principio, agrietado con la edad, que sangra un resina castaño-rojiza al ser herida. Ramificación abierta, con ramas subhorizontales, dando lugar a una copa aparasolada a irregular. Hojas caducas y en disposición opuesta, con un peciolo corto de 1 cm y limbo grande, compuesto y pinnado, con 11 a 31 foliolos, con uno impar en el ápice, forma oval alargada, truncadas o escotadas en el ápice, de color verde mate, casi azulado en el haz, algo más pálido en el envés, destacándose solo un nervio central. Flores hermafroditas e irregulares, de forma amariposada o papilionácea, con un corto pedúnculo y dispuestas en inflorescencias tipo panículas que nacen de la axila de las hojas o al término de ramillas; periantio formado por un cáliz acampanado, producto de la fusión de 5 sépalos de los que quedan libres 5 la parte apical a modo de 5 dientes; corola papilionácea, de color llamativamente amarillo-anaranjado, con el estandarte ampliamente redondeado, sin apéndices y alas más largas que la quilla; androceo con 10 estambres diadelfos (9 con filamentos soldados en tubo y uno semilibre). Gineceo formado por un ovario con 1-4 rudimentos seminales. Fruto seco, tipo legumbre indehiscente asimétrica sobre un pie o carpóforo con la parte seminífera en la base, más parecido a una sámara por tener una parte de la legumbre aplastada asemejando un ala coriácea, que le permite una diseminación anemócora.

En su hábitat natural, esta especie vive en zonas de clima tropical o subtropical, formando parte de bosques mixtos atlánticos, semicaducifolios y de montaña, pudiendo ascender hasta los 2800 m de altitud, sobre la que viven plantas epifitas desde la base hasta la cima. No parece tener grandes exigencias edáficas, pudiendo crecer en todo tipo de suelos que no estén encharcados. En cuanto a su fenología, como árbol caducifolio se queda sin flores durante el otoño, recuperándolas en primavera; la floración tiene lugar a finales de la primavera, entre mayo y junio, algunas veces hasta julio, y los frutos se forman rápidamente, estando ya maduros en el verano, entre julio y agosto.

» Leer Más ...

El tilo o tilero, es un árbol de la familia de las Tiliáceas, plantas leñosas que tienen en común el hecho de que sus flores nazcan del nervio central de una gran bráctea coriácea. Su nombre científico es Tilia platyphyllos, en la que el nombre genérico alude al nombre latino que daban los romanos al árbol y a la fibra de su corteza interna, con la que hacían pergaminos para escribir; la parte específica alude al carácter aplanado de sus hojas (platy = plano; phyllos = hojas). En los viveros se ofrecen algunas variedades de este tilo, como la “Fastigiata”, la “Laciniata” o la “Rubra”. En la Península Ibérica hay otro tilo muy parecido, la Tilia cordata, que se diferencia por sus hojas más pequeñas y lampiñas y por sus frutos lisos. Si embargo, se conocen muchas formas intermedias difíciles de diferenciar, posiblemente porque se hibriden, conociéndose a estas formas intermedias Tilia x vulgaris, que también se comercializa con fines ornamentales. También existe en España otro tilo, la Tilia tomentosa, procedente de los Balcanes, diferenciable por sus hojas con un tomento plateado. Finalmente, también se ve, aunque raramente, ejemplares de tilo americano (Tilia americana), de hojas mucho más grandes y flores más numerosas.

Se trata de un árbol caducifolio muy robusto, que puede superar los 30 m de altura, con un tronco derecho, columnar, con una corteza grisácea, lisa de joven, con resquebrajaduras longitudinales con la edad; ramas jóvenes pardo-rojizas o verdosas, recubiertas de un tomento blanquecino. Ramificación abierta, con ramas casi horizontales, dando lugar a una copa amplia y tupida de follaje, proporcionando una sobra muy densa. Hojas caducas y en disposición alterna, grandes, con un peciolo casi tan largo como el limbo, el cual es oval-redondeado, de base acorazonada, algo asimétrica, borde finamente aserrado, color verde fuerte en el haz y algo más claro en el envés, pero con nervios muy marcados y recubierta de un tomento blanquecino, al menos en las convergencias de los nervios. Flores hermafroditas y regulares, agrupadas en pequeños ramilletes de 2-5 flores sobre un largo pedúnculo que brota del nervio mediano de una gran bráctea en forma de lengüeta, algo coriácea, de color verde claro, que nacen de la axila de las hojas; flores pequeñas, de color cremoso, muy olorosas, con un periantio de dos envolturas, el cáliz con 5 sépalos libres y la corola con otros 5 pétalos también libres, pero más largos y estrechos, abiertos en forma estrellada; androceo con muchos estambres libres, algo soldados en la base y formando fascículos; gineceo con un ovario ovoide, con 5 cavidades y 5 carpelos. Fruto seco indehiscente, ovoide, con cinco costillas longitudinales y tomentosos, con una sola cavidad en la que hay 1-3 semillas, todo el conjunto unido por el pedúnculo de la inflorescencia a la bráctea, que se mantiene unida al fruto, constituyendo una especie de vilano para la diseminación anemócora.

En su hábitat natural, el tilo habita en el bosque caducifolio de Europa, asociándose a arces, avellanos, serbales, etc., prefiriendo zonas húmedas y umbrosas, frecuentemente en barrancos, gargantas u hoces, al pie de canchales rocosos y en ocasiones brotando de las grietas rocosas de acantilados sombríos, no subiendo normalmente por encima de los 1500 m de altitud. En cuanto a su fenología, como árbol caducifolio se queda sin hojas en el otoño, recuperándolas meses más tarde, en primavera; la floración es tardía, empezando en junio y os primeros frutos maduran a finales del verano y durante todo el otoño.

» Leer Más ...

La sófora o acacia del Japón es un árbol de la familia de las Leguminosas, plantas caracterizadas por su típico fruto en legumbre, y la subfamilia Papilionoideas, ya que tiene flores irregulares de tipo amariposada o papilionácea. Su nombre científico es Sophora japonica, cuya parte genérica alude al término árabe sufaira, una especie de fuste oriental, posiblemente porque lo recuerde la curiosa forma de sus legumbres estranguladas; la parte específica alude al lugar geográfico donde fue encontrado por vez primera, aunque al parecer en Japón no es autóctona. Otra especie del mismo género, mucho más rara en nuestros jardines, es el frijolito (Sophora secundiflora), de flores más grandes y de color azul violáceo y procedente de sudoeste de Norteamérica. Por su aspecto general a veces se ha confundido con la falsa acacia (Robinia pseudoacacia), pero sus flores y frutos son muy diferentes. Se conocen algunas variedades de vivero, tales como la “Columnaris”, la “Pendula”. la “Pyramidalis”, etc.

Árbol caducifolio que puede alcanzar un porte de majestuoso, de hasta 25 m de altura, siendo más corriente que no supere los 15 m. Tronco derecho, a veces algo sinuoso, de corteza de color pardusco y textura rugosa por estar agrietada longitudinalmente; ramas jóvenes verdes, estriadas longitudinalmente y tomentosas, haciéndose parda y lampiña con la edad, con una ramificación abierta, dando lugar a una copa redondeada a irregular. Hojas caducas y en disposición alterna, con peciolo grueso, articulado en la base, y limbo de 10-25 cm de largo, compuesta y pinnada, con 3-8 pares de foliolos opuestos y una impar en el ápice, de 2,5-5 cm de largo, forma ovalada, terminada en punta picuda, borde entero, de color verde mate en el haz y más claras, tomentosas, en el envés. Flores hermafroditas, reunidas en inflorescencias tipo panículas muy amplias, de 15-30 cm y un pedicelo tomentoso de 2-5 mm de largo; flores irregulares, en forma amariposada o papilionácea, de 1-1,5 cm de diámetro, con un periantio embutido en un hipantio (estructura acopada del receptáculo), con un cáliz verdoso, de forma acampanada, de 4-5 mm de diámetro, producto de la fusión de 5 sépalos de los que quedan libres 5 dientes cortos y algo desiguales, quedando su parte inferior formando parte del hipantio; corola blanco-amarillenta con tintes rosados, con todos los pétalos con uña, insertos en la garganta del hipanto, siendo el pétalo superior o estandarte redondeado, escotado en el ápice y de longitud similar a la de la quilla (formada por dos pétalos libres), con dos orejuelas en la base; androceo formado por 10 estambres un poco soldados en la base, con filamentos largos y finos, con anteras insertadas por el dorso; gineceo con ovario ínfero, levantado sobre un corto pie, cubierto de pelos sedosos y rematados por un estilo curvado y lampiño que termina en un estigma en forma de pincel. Fruto seco, tipo legumbre carnosa indehiscente, lampiñas, de forma cilíndrica pero con una fortísima estrangulación entre cada semilla; en cada fruto hay 2-9 semillas que tienen forma de habichuela y de unos 11 mm de largo.

» Leer Más ...

«Anterior | 1 | 2 | 3 | ...| 43 | 44 | 45 | 46 | 47 | Siguiente»