Revista Todo
Cuando hablamos de la Navidad nos imaginamos una época llena de luces, de reuniones familiares y amigos, días libres y regalos. Es una época muy importante del año y mucha gente la vive con ilusión y alegría. Pero también hay muchas personas que rechazan la Navidad, no les gusta nada todo lo que rodea a estos días festivos e incluso se sienten más tristes esperando que pase pronto.

¿Cómo afrontar de forma positiva la Navidad? Deberíamos mantener durante todo el año una actitud de normalidad y de disfrute. En este caso, podemos sentir que se nos presentan unos días un poco especiales pero nada más. No deberíamos dar demasiada importancia a ciertas cosas, lo mejor es ser naturales y vivir con normalidad.

A la hora de enfrentarnos a las temidas compras navideñas y los regalos, también debemos relajarnos y organizarnos adecuadamente. Lo más sensato es que cada persona se adecúe a su bolsillo y sus posibilidades. No por gastarnos más dinero o comprar el juguete más grande vamos a hacer a los niños más felices. Afortunadamente, tenemos infinidad de opciones para regalar, y debido a la competencia comercial los precios son bastante asequibles. Es mejor tener un detalle personalizado que gastarte mucho dinero y quedarte el resto de las semanas con problemas económicos. Te animo a que seas original y te decantes por otro tipo de detalles pensando en la persona a la que regalas más que en ti mismo. Te sorprenderías mucho del efecto que puedes causar en los demás con detalles como unas galletas hechas en casa con la inicial de la persona a la que regalas, o un pequeño álbum con fotos especiales de esa persona, o un libro dedicado…en fin, infinidad de ideas que van a hacer sentir al que recibe el regalo que es alguien especial.
Podemos también sentirnos agobiados por la cantidad de reuniones a las que tenemos que asistir en sólo dos semanas, es gracioso, como si el resto del año no pudiésemos quedar con esos familiares y amigos. ¿Te das cuenta cómo el ser humano se toma tan en serio algunas tradiciones? Si no puedes quedar a comer el día 30 pues intenta ver a esa amiga querida o a ese compañero que hace años que no ves en otro momento del año…

» Leer Más ...

Hace unos días conocí un caso muy interesante de pérdida de memoria. Una chica sufrió un accidente de tráfico, que le causó un traumatismo craneoencefálico y debido a esto, una pérdida de memoria bastante considerable. No recordaba nada de su vida hasta ese momento, un vacío enorme donde no existía ni un mínimo recuerdo, nada…imagina que sensación tan extraña y angustiosa, hasta el punto de no recordar a su madre ni su marido. A partir de ahí, comenzó un proceso largo de recuperación no sólo física sino de reconstrucción de una vida. Esta chica no recordaba ni siquiera su aspecto, se miraba al espejo y no se reconocía, era como empezar a vivir partiendo de cero. Lo que más me llamo la atención es que en algunos detalles era como si fuese otra persona, por ejemplo, empezó a vestir de forma diferente, incluso no entendía cómo podía haber vestido como se veía en las fotos. También, su gusto musical cambió, antes le gustaba el flamenquito, y ahora la música clásica…así, como en muchas otras cosas. Me impactó muchísimo este detalle, porque a pesar de no tener recuerdos, yo pensaba que la personalidad, la esencia de una persona está ahí, de forma íntima, y que el perder la memoria fuese acompañado de un cambio en gustos y en personalidad me resultó increíblemente interesante.

» Leer Más ...

Cada uno de nosotros tenemos una personalidad muy diversa. Nuestra forma de ser se va moldeando a lo largo de nuestra vida junto con las experiencias que vivimos. De esta manera nos convertimos en seres únicos y nos diferenciamos bastante unos de otros. Debido a esas diferencias surgen roces y conflictos con otras personas en nuestro día a día.
Estos conflictos o roces podríamos clasificarlos según el grado de trato que tenemos con esa persona, por ejemplo, podemos tener un pequeño conflicto con el dependiente de una tienda, un camarero o un vecino del final de la calle. En estos casos, es más sencillo para nosotros lidiar con dichas situaciones porque podemos tomar distancia con esa persona. Pero cuando chocamos con personas con las que tenemos que tratar frecuentemente, como familiares, amigos o compañeros de trabajo, la situación se complica.

Antes he comentado que todos somos diferentes y debido a eso no congeniamos de igual manera con todo el mundo. Hay personas con las que nos llevamos de maravilla, y parece que todo fluye de una manera sencilla y sin esfuerzo, sin embargo, con otras personas no nos resulta tan fácil relacionarnos y nos podemos sentir tensos o algo incómodos cuando tenemos que tratar con ellos.
¿Qué podemos hacer para lidiar con este tipo de relaciones algo tóxicas con otras personas de nuestro entorno?

Lo primero sería realizar una introspección respecto al grado de malestar que nos crea la interacción con esa persona. Por ejemplo, si el trato casi diario con un compañero de trabajo o alguien de tu familia te hace sentir malestar, hasta el punto de suponer una molestia física o emocional, deberías aprender a gestionar tus emociones para que te afecte lo menos posible y no sea un impedimento para tu vida.

» Leer Más ...

Ya llegó septiembre, y con él llega también la vuelta a las clases, la mayoría de la gente termina sus vacaciones y muchos comienzan sus interminables horarios laborales, además las temperaturas empiezan a bajar, todo esto suena a bajón postvacacional , ¿verdad? Podríamos decir que mucha gente lo padece, pero, ¿tiene esta situación remedio? Yo creo que podemos enfrentarnos a los meses de otoño-invierno con una actitud más positiva de lo que pensamos.

Qué podemos hacer para no sentirnos atrapados por la melancolía de las vacaciones y el veranito:
Es cierto que existen puntos negativos nada agradables de esta vuelta a la rutina, como por ejemplo:

- Madrugar.

- Problemas en el trabajo, ya sea de relaciones entre compañeros o con el jefe, o problemas relacionados con las tareas que desempeñamos.

- Vuelta al cole: madrugones, prisas mañaneras, deberes, reuniones escolares, exámenes y correr, correr y correr porque se va la mañana y no llegamos a recoger a los niños a tiempo, o tenemos que almorzar rápido para volver a entrar al turno de tarde.

- El día parece que se acorta porque no disponemos de tanto tiempo libre y te da la sensación de que desaprovechas los días.

- Cuando el clima no acompaña, y llueve o está nublado y el día amanece gris…nos hace sentir que así desperdiciamos otro día más porque ¿a dónde vamos o qué hacemos con un tiempo así?

» Leer Más ...

Estudiar psicología es algo maravilloso, ya que aprendes a conocer cómo funciona la mente del ser humano. Esto te ayuda a conocerte mejor y también te ayuda a desarrollar una mayor empatía hacia las personas que te rodean. Además, la psicología te enseña que los seres humanos, a pesar de ser todos muy diferentes, tenemos ciertas similitudes que explicarían nuestros comportamientos y también el por qué nos deprimimos o sufrimos ansiedad, por ejemplo.

Además, es muy interesante comprobar cómo podemos ser de una manera muy determinada a nivel individual, pero cuando estamos en grupo el ser humano suele sufrir algunas transformaciones que repercuten también en diferentes conductas. Hoy os voy a hablar de por qué los seres humanos a veces nos enfrentamos entre nosotros. ¿Recordáis vuestra época del colegio? Era muy común que entre las clases de los niños de la misma edad existiese algún tipo de rivalidad, es decir, si había dos clases de cuarto de primaria, se solía competir inconscientemente entre ambas clases. ¿Por qué ocurre esto?

En 1954, uno de los fundadores de la psicología social, Muzafer Sherif, ideó un experimento junto a su esposa, Carolyn Sherif, para estudiar por qué se originan los prejuicios y las rivalidades entre los diferentes grupos sociales. Este experimento se desarrolló en un campamento de boys scouts en el Parque Estatal de Robber´s Cave, y participaron 22 niños varones de 11 años de edad a los que dividieron en 2 grupos desde un principio del experimento.

Nada más formarse los grupos, se empezaron a crear jerarquías sociales internas, es decir, el líder o líderes ocupaban su lugar y así se iban acomodando los demás componentes del grupo. Cada grupo se puso un nombre y los investigadores se camuflaron como monitores del campamento. Estos falsos monitores empezaron a manipular el ambiente de ambos grupos, creando fricciones y rivalidades entre ellos con competencias deportivas y gymkanas.

» Leer Más ...

| 1 | 2 | 3 | 4 | 5 | Siguiente»