Revista Todo
En este tramo final de año, el FC Barcelona tendrá la oportunidad de levantar el que sería su quinto título del 2015. Tras la consecución de la Liga BBVA, la Copa del Rey, la Champions League y la Supercopa de Europa, los de Luis Enrique tendrán la oportunidad de disputar el mundial de clubes; competición que juegan los campeones de cada continente. El mundial de clubes, también conocido cómo “mundialito”, ya fue conseguido por los culés en ediciones anteriores. La temporada pasada este título fue a las vitrinas del Real Madrid, que venció 2-0 en la final a San Lorenzo.

El FC Barcelona es el gran favorito para hacerse con el trofeo, ya que ninguno de los demás equipos llegan a la altura del campeón europeo. Esta competición, en la mayoría de ocasiones, suele enfrentar en la final al campeón europeo y al campeón sudamericano, ya que son los dos continentes con mayor potencial futbolístico. De darse esta estadística, la final de este año enfrentaría al FC Barcelona y a River Plate. Los campeones del resto de continente suelen caer eliminados en semifinales, aunque esto es fútbol y siempre puede haber sorpresas.

El campeonato se disputa entre el 16 y el 20 de diciembre, y lo podremos ver en Mediaset, en el cual el único partido con canal seguro es la final, que se emitirá en Telecinco. El país dónde se disputará este año el mundial de clubes es Japón. Los equipos grandes que van a disputar estos trofeos tienen que cuidar mucho la preparación. El pasado curso, el Real Madrid, tras levantar este título y llevar una increíble racha de victorias, se vino abajo y realizó un final de temporada para olvidar. Parecía imposible que aquel equipo no fuera a levantar ningún trofeo, incluso se hablaba de que podía ser una de las mejores plantillas de la historia del club madrileño, pero finalmente, no se sabe si fue por el intenso viaje, los de Ancelotti se vinieron abajo y su máximo rival aprovechó la ocasión para volver a lo más alto del fútbol continental.

¡FELICES FIESTAS!

Imagen: www.fcbarcelona.es
amanoLos filiales, intentando explicarlo de la manera más entendible posible, son los equipos B de los conjuntos que cada fin de semana vemos jugar en primera división. Los clubes de segunda también tienen filiales, pero la mayoría lo tienen en categorías más inferiores que los clubes de la máxima división del fútbol español. ¿Para qué sirven? Los filiales están para, sobretodo, que las jóvenes promesas que no tienen sitio en el primer equipo puedan disfrutar de los máximos minutos posibles y estén a disposición del entrenador cuando estos lo deseen. En cada choque que disputa el primer equipo, el míster puede convocar a un máximo de cuatro jugadores de su filial para que puedan jugar minutos y, cómo en la mayoría de ocasiones, sirva para que estos futbolistas se vayan acostumbrando a la élite.

No todo es de color rosa. El gran inconveniente de los filiales es que no pueden jugar en la misma categoría que el primer equipo. Poniendo un ejemplo, hace un par de temporadas, el Barcelona B quedó tercero en la Liga Adelante, puesto que da acceso a los Play Offs de ascenso a primera división. El filial blaugrana no pudo disputar esa fase de ascenso debido a que el FC Barcelona milita en la categoría de oro. Anecdóticamente, en ese Play Off logró la plaza para la Liga BBVA el Córdoba, que había quedado séptimo y que consiguió jugar la fase de ascenso gracias a que el filial culé no podía luchar por subir. Además, los filiales también descienden una categoría si están separados por una sola división con el equipo superior. Por ejemplo, si el Athletic descendiera esta temporada, aunque el Bilbao Athletic acabara en una posición de permanencia, estos serían bajados directamente a 2°B.

En la actualidad, y mucho mérito tiene, el único club que siempre ha estado en la máxima categoría del fútbol español junto a Barcelona y Real Madrid es el que tiene un filial en la categoría de plata, y ese es el Athletic Club de Bilbao. Aunque por millones sean el Real Madrid, el Barcelona y el Atlético de Madrid los que pelean por el título, ninguna de sus canteras ha conseguido mantenerse en la categoría de plata. Con una liga de filiales evitaríamos estos problemas. Un filial podría ser campeón y recibir títulos sin tener que estar preocupándose de ascensos que no se cumplen porque sus primeros equipos están en esa categoría. Tendrían su propia clasificación y podríamos ver los miniclásicos, que no hace mucho veíamos en segunda división, los miniderbis y los minipartidazos. Parece una tontería, pero todo jugador profesional se merece vivir la posibilidad de que estar arriba tenga premio como en primera, que van a Europa, o en las categorías inferiores, dónde luchan por los ascensos dependiendo de ellos sólos.

» Leer Más ...

amanoEl próximo 30 de noviembre se cumple un año de un suceso que nunca nos hubiera gustado ver. Ese día era domingo, y a las 12 de la mañana se enfrentaban en el Vicente Calderón el Atlético de Madrid y el Deportivo de la Coruña. Horas antes del partido, cuando apenas llevábamos minutos con el sol salido, se habían citado en los aledaños del estadio aficionados de ambos conjuntos. Lamentablemente, aquella cita no era para desayunar y vivir un hermanamiento entre aficiones antes del choque, sino que era para pelearse.

Aquella pelea no era por rivalidad entre los dos clubes, sino por temas políticos. La política está cada vez más presente en los estadios de fútbol, aunque ese tema lo trataremos un poco después. En aquella pelea hubo lanzamiento de todo tipo de objetos: palos, sillas... además de los habituales escupitajos e insultos. Aparte de los heridos, lo peor fue la muerte de un seguidor del club gallego. Jimmy, como era apodado en su entorno, falleció después de que varios aficionados del club madrileño lo lanzaran al río Manzanares. Desde aquel día, el 30 de cada mes, se realiza una manifestación en La Coruña pidiendo justicia por la muerte de Jimmy, ya que ninguno de sus agresores ha pisado aún la cárcel por este suceso. Lo que parecía un día feliz para todos los aficionados de ambos equipos que solamente querían disfrutar de su equipo, terminó en tragedia.

La política es un factor que nunca debería estar en el mundo del fútbol. Sin ir más lejos, el pasado mes de mayo vimos dos casos que demuestran como la política se está apoderando del fútbol. En la final de la Copa del Rey, que enfrentaba al Barcelona y al Athletic Club, vimos como los aficionados de ambos equipos entonaron una sonora pitada al himno nacional debido a que no se consideran parte del territorio español. Mucho revuelo causó aquella situación, ya que millones de españoles se sintieron ofendidos por el menosprecio de miles de personas a un símbolo español. Las ikurriñas y las senyeras pintaron la final de la Copa del Rey como un acto político y no meramente deportivo.

En la final de la Champions ocurrió lo mismo con los aficionados del conjunto culé. La muestra de senyeras independentistas, provocó que la UEFA tomara cartas en el asunto y sancionara al club barcelonés con una multa económica. Muchos casos de política estamos viendo últimamente en los campos de fútbol, y es algo que a la mayoría de personas no gusta, ya que cuando van a un estadio les gusta disfrutar de como las aficiones animan a sus equipos, y no como muestran su opinión política, cosa que no deberían hacer en un estadio, sino en el lugar idóneo para esos actos.
amanoEn el año 2010 se disputaba por primera vez un mundial en África. La selección española fue de las últimas en llegar, aunque la recibieron con bailes típicos del país. El 11 de junio arrancaba un campeonato que iba a pasar a la historia del fútbol español. España se debía enfrentar en la fase de grupos a Suiza, Honduras y Chile.

En el primer encuentro, los nervios se sobrepusieron a la roja y España salió derrotada por 1-0. Las críticas llegaban a Sudáfrica y el pesimismo era notable entre la afición hispana. En el segundo partido nos la jugábamos, si ganaba nuestra selección tendríamos opciones de clasificarnos, sino, pues los nuestros volverían a casa antes de lo esperado. Villa salvó los muebles. Un gol del asturiano en la primera parte y otro en la segunda hicieron que España llegase al tercer encuentro con opciones.

En el choque disputado frente a Chile todo fue felicidad, porque ambas selecciones lograron la clasificación. Villa e Iniesta fueron los autores de los goles españoles, y aunque los chilenos recortaron distancias nada más comenzar el segundo tiempo, quienes se clasificaron como primeros de grupo fue España. En octavos tocaba la Portugal de Cristiano Ronaldo. Un magnífico gol de Villa a pase de Xavi certificó la clasificación para los cuartos de final, dónde esperaba Paraguay.

El duelo contra los paraguayos tuvo de todo. Paraguay pudo adelantarse en el electrónico por medio de un penalti que paró Casillas. Xabi Alonso también pudo meter desde los once metros, pero aunque consiguió meter el balón en la red, se tuvo que repetir la pena máxima y ahí erró. El gol decisivo lo volvió a anotar David Villa. Tras pegar en los dos palos, el balón decidió entrar y que España estuviera en semifinales.

» Leer Más ...

Durante los últimos años, todos los títulos ligueros se los han repartido entre el Barcelona y el Real Madrid, a excepción del 2014, que lo ganó el Atlético de Madrid. Los dos principales equipos de la Liga BBVA se han ido paseando a lo largo de los últimos años en comparación con los equipos que más cerca se posicionaban de ellos en la clasificación. El campeonato casi siempre se decidía en los clásicos, de ahí que fueran los dos partidos más importante de la primera división española.

Cada vez más, el resto de equipos ya conocen el juego del Barcelona y el Real Madrid, y por eso están aprendiendo a quitarle puntos. Este curso, el Celta goleó 4-1 a los de Luis Enrique, cosa que no hace mucho nos hubiera parecido imposible. Por parte de los de Benítez, han sido el Sporting y el Málaga quiénes han conseguido que el multimillonario club no se hiciera con los tres puntos.

Los otros dieciocho equipos que disputan esta liga ya se están haciendo la idea de que después de muchos años, a excepción de lo realizado en 2014 por el Atlético de Madrid, el campeón puede no ser el Barcelona ni el Real Madrid. Conjuntos cómo el Atlético, que ya no es ninguna sorpresa que esté ahí arriba, el Celta de Vigo y el Villarreal están consumando un inicio de campeonato que empieza a asustar a los dos grandes.

Si comparamos nuestro fútbol con otras ligas, cómo pueda ser el caso de la Premier League, ganaríamos más competitividad y sería más apetitosa nuestra liga. En Inglaterra, siempre están ahí arriba varios equipos, los cuáles siempre son favoritos para alzarse con el título. El Chelsea, el Manchester United, el Manchester City, el Arsenal, el Liverpool... siempre están ahí para dar guerra, pero en cambio, en España siempre sabemos que el campeón será de Barcelona o de Madrid, y lo que siempre hay en juego es de la tercera posición para abajo.

Otro caso que no es muy lejano es el de la Ligue 1. Aunque ahora está reinando durante las últimas temporadas el París Saint Germain, hubo una época dónde durante 7 ó 8 años hubo un campeón diferente. En Italia igual, aunque en los últimos cursos el “Scudetto” ha sido para la Juventus, equipos como el Milan, el Inter o la Roma siempre se peleaban por acabar en lo más alto de la tabla.
Los aficionados barcelonistas y madridistas estarán contentos de que esto sea así, pero hay 18 aficiones más que sueñan con ver a su equipo levantando la Liga, porque seguramente nunca lo han visto o eran muy pequeños. Obviamente aunque haya más equipos que peleen por el título, van a ser millones de personas las que deseen que lleguen los famosos clásicos, pero si hay más equipos ahí arriba nuestra liga podría convertirse algún día en la más seguida del planeta, y no que actualmente lo es la Premier League.

La mayoría de personas de este país son del FC Barcelona o del Real Madrid, dónde yo me incluyo, pero para que nuestra liga sea la mejor del mundo tienen que haber varios equipos capaces de intentar quitarles el trono a los dos grandes. Un ejemplo muy cercano lo tenemos en cuándo el Málaga llegó a los cuartos de final de la Champions, porque aunque también peleaban por la orejona el Barça y el Madrid, a ninguno nos hubiera importado que ese título viniera para la Costa del Sol. Veremos a lo largo de la temporada si algún club más lucha por el título, y si no es así, volveremos a ver como Barça y Real Madrid se juegan ser campeones.

Imagen: jazzdeportes.com
«Anterior | 1 | 2 | 3 | ...| 8 | 9 | 10 | Siguiente»