Revista Todo
Según la psicología, en cada ser humano se encuentran las dos polaridades, una visible y otra oculta, masculina-femenina, hombre-mujer, pero tanto física como psicológicamente desarrollamos de modo preferente una de ellas dejando la otra en la sombra.

Según Carl Gustav Jung (contemporáneo de Freud), la sombra es el conjunto de las frustraciones, experiencias vergonzosas, dolorosas, temores, inseguridades, rencor, agresividad que se alojan en lo inconsciente del ser humano formando un complejo, muchas veces, disociado de la consciencia.

La sombra contiene todo lo negativo de la personalidad que el yo, que es el centro rector de la parte consciente, no está siempre en condiciones de asumir y que, por lo mismo, puede llegar a frenar la manifestación de nuestra auténtica forma de ser y de sentir. En términos generales la sombra corresponde a la parte oscura del alma de todo ser humano.
No reconocer la sombra, la parte oculta que hay en nosotros, nos angustia y nos hace sufrir, ya que cuando uno rechaza en su interior un principio determinado, cada vez que lo encuentre en el mundo exterior desencadenará en él una reacción de angustia y repudio y le llevará a proyectarlos sobre su cónyuge o pareja.

» Leer Más ...

(conflictos emocionales que pueden causarlo) La rodilla es la segunda articulación de la pierna. Carga el peso del cuerpo en la posición en pie y es necesaria para caminar sin cojear, para subir y bajar un escalón, para sentarse, para descender, etc. Representa la puerta de la aceptación, de la rendición y de la sumisión.

Se relaciona con el orgullo, la modestia y la humildad.

Arrodillarnos es una manifestación de humildad, de subordinación a las leyes de la vida, mientras que no querer doblegar las rodillas indica una actitud orgullosa, inflexible.

La rodilla representa nuestra capacidad de ceder, de soltar o de retroceder para conseguir nuestro objetivo.

- El conflicto clave es “la sumisión: “no puedo hacer lo que quiero”, “no quiero someterme a la ley del padre”.

Problemas que se dan con frecuencia en la adolescencia, época en la que se cuestiona a la autoridad, al que se encuentra encima y que obliga a obedecer.

» Leer Más ...

El abuso de bebidas alcohólicas causa un conjunto de trastornos: físicos, el cuerpo y la mente cambian, las capacidades y el funcionamiento del cerebro disminuyen, los sistemas nervioso y muscular se vuelven excesivamente tensos. Esta enfermedad no solo afecta al adicto sino también la vida de todo aquel que se encuentra a su alrededor.

Similar a todas las demás formas de dependencia, el alcoholismo se manifiesta principalmente en el momento en que necesito colmar un vacío afectivo o interior profundo, un aspecto de mí mismo que “envenena” realmente mi existencia. Vivo cierta soledad, aislamiento, culpabilidad, angustia interior, incomprensión y alguna forma de abandono (familiar u otro) y tengo el sentimiento de ser una persona inútil, sin valor, inepta, inferior e incapaz de ser y actuar para mí y para los demás. Entonces, bebo para huir de mi realidad, de mis miedos, de la autoridad (sobre todo paterna) y de la gente a quien amo, porque justamente tengo miedo de revelarme tal como soy, a la luz del día; darme valor para seguir adelante, hablar, afrontar a la gente (fíjense en que cuando una persona está bebida está alegre, habla mucho, suele estar más abierto, más simpático, porque ya no fijan su atención a todo aquello a lo que temen). El alcohol da un sentimiento de potencia y fuerza; da poder en una relación afectiva porque mi estado seguramente molestará al otro.

El alcoholismo puede estar vinculado a una o varias situaciones que me crean una tensión. Cuando tomo un vaso de alcohol, esta tensión disminuye en un primer tiempo y grabo entonces la relación que parece ser: tensión – alcohol – bienestar. Lo cual quiere decir que cuando vivo una tensión, la información inscrita en mi cerebro es la de tomar una copa de alcohol para sentirme mejor. Luego, es posible que desarrolle un automatismo y que, cada vez que viva una tensión, la información inscrita en mi cerebro sea la de tomar una copa de alcohol para sentirme mejor.

» Leer Más ...

Tiendologuia.comEsta afección de la piel se limita, por lo general, a las partes grasosas del rostro. Con frecuencia se presenta al iniciarse la pubertad; puede limitarse a la adolescencia, aunque también prolongarse hasta después de los 30 años.

En el rostro, el acné se relaciona con la individualidad (cabeza = individualidad) y tiene relación con la armonía que vivo interiormente y a lo que sucede exteriormente. El rostro es esta parte mía que da la cara a los demás en primer lugar, la que me permite estar aceptado o rechazado.

El acné indica un deseo de no acercarse a los demás, de no dejarse ver demasiado, sobre todo de cerca. Este problema de la piel indica que la persona no se ama, que no sabe amarse y que tiene poca autoestima. Es un alma sensible, replegada sobre sí misma. Esta es la razón por la que se presenta en los adolescentes que se hacen muchas preguntas y que se avergüenzan fácilmente de sí mismos. En lugar de ir a esconderse, rechazan a los demás, alejándolos con su problema de la piel. Esta enfermedad también es frecuente en aquellos que se esfuerzan por ser otra persona para complacer a algún miembro de la familia.

» Leer Más ...

Tiendologuia.comLas varices son causadas por una dilatación excesiva y permanente de una o varias venas, acompañada de una alteración de la pared del vaso sanguíneo.
La persona que padece de varices desea darse más libertad y tiempo libre, pero no sabe cómo hacerlo, se hace cargo de muchas labores aunque le resulten pesadas y penosas, a causa de que exagera la importancia de sus obligaciones, al mismo tiempo que le resulta difícil realizarlas con alegría, obligándose a permanecer en una situación que odia.

Observa la parte del cuerpo afectada por las varices para saber dónde se sitúa el problema.

Las varices se sitúan habitualmente en las piernas:

» Leer Más ...

| 1 | 2 | 3 | 4 | 5 | Siguiente»