amanoSe estima que, en 2012, los servicios de aduanas y protecciones fronterizas de Estados Unidos incautaron 25.000 unidades de huevos Kinder.

Ustedes se preguntarán por qué trafican con huevos kínder en Estados Unidos, pues bien, la respuesta es una ley de 1938, que prohíbe comercializar alimentos que tengan un juguete en su interior, y sí, es el país donde es legal poseer armas de fuego, también está prohibido una versión de caperucita que lleva una botella de vino en la cesta. Seguramente es una ley sobre los peligros de atragantamiento del juguete, es el mejor país del mundo ofrece seguridad, oportunidad, diversidad, libertad y más libertad... o al menos eso dicen ellos.

Cuando estamos convencido de lo que hacemos es por un bien común, abrimos la puerta hacia el otro lado sin saber, que también abre hacia el nuestro, es la ironía de la propia vida, o lo subjetivo de la sobreprotección, o quizás también, que detrás de la gran idea de ponerle el cascabel al gato, se olvide que después hay que ejecutarlo. Nadie podrá evitar que en Estados Unidos se sigan comiendo esos huevos, ni que dejen de lucrarse con su contrabando, pues al cortar un flujo se ha creado otro peor. ¿Se podría llenar un barril de madera vacío de algo, que lo hiciera aún menos pesado?

Esto nos pasa con casi todo donde se distorsiona la realidad, bien sea por la perspectiva, por nuestro desconocimiento o sólo por lo que imaginamos.


La curiosidad nos ha hecho avanzar, pero también nos ha obligado a elegir, y elegir es perder una opción, en cambio, el hecho de no elegir te hace sentir de nuevo que todo es posible, la opción A y la opción B al mismo tiempo.

“Por cierto, se puede llenar un barril vacío de algo para que pese menos, llenarlo de agujeros.”

La humanidad tiene una moral doble: una que predica y no practica, y otra que practica y no predica. (Bertrand Russell).

Obra sin título 100x100cm técnica mixta sobre tablex 2016, fotos de Alejandro Martín Parra.