amanoSe puede afirmar que uno de los animales domésticos que mayor repulsión producen a los moradores de una vivienda son las cucarachas. Basta fijarse en el gesto de asco que produce inconscientemente a las personas cuando se les habla sobre estos insectos, para darnos cuenta del grado de rechazo que tenemos hacia los mismos. Las causas de ello no están claras, porque no es por los daños que nos producen, ya que son organismos comensales, se alimentan de los restos que dejamos en las casas, nunca nos atacan (al contrario son muy huidizas) ni producen daños de consideración. Es posible que esta repulsión se produzca por aprendizaje, por la que nos transmiten nuestros padres, que se apresuran a perseguirlas y matarlas de un zapatazo. Puede ser que este carácter huidizo, su asociación a nuestros alimentos y sobre todo el aspecto repugnante tras ser aplastadas, lo que finalmente produzca este rechazo inconsciente.

Las cucarachas son insectos primitivos que viven principalmente en zonas cálidas y tropicales, y solo algunas de ellas han llegado a ser cosmopolitas, extendidas por todo el mundo gracias al transporte accidental entre continentes, y a la disponibilidad de hábitats con ambiente tropical en lugares fríos, como son las viviendas humanas.


Estos insectos han sido clasificados en el orden Blattodea (donde también están las termitas) Su cuerpo es ovalado y aplanado, lo que seguramente está relacionado con sus hábitos fisurícolas. La cabeza es relativamente pequeña, hipognata, embebida bajo un pronoto en forma de escudo. Sus antenas son filiformes y muy largas, sus ojos compuestos son pequeños, las patas largas, aplanadas y espinosas, adaptadas a la carrera y las piezas bucales son masticadoras. Tiene dos pares de alas, el par anterior estrecha y algo esclerosada, el par posterior grandes y membranosas, bien adaptadas al vuelo. El abdomen, libre o cubierto por las alas, presentan un par de cercos laterales en su extremo.



En Europa se conocen tres especies que invaden nuestras casas. La más pequeña es la cucaracha rubia o alemana (Blatella germanica), muy abundante en Europa, de tonos amarillentos y con alas bien desarrolladas; la cucaracha negra u oriental (Blatta orientalis) que al parecer fue importada en Europa desde Oriente, con alas cortas en el macho y áptera en la hembra; y la cucharacha grande americana (Periplaneta americana) importada de América, grande y que aquí en Andalucía es la más abundante, siendo muy buena voladora, por lo que puede llegar a los pisos.


Las cucarachas caseras son omnívoras, alimentándose de todo tipo de alimentos, generalmente desechos o carroña que encuentran en el suelo, el cubo de la basura, y en ocasiones logra colarse en las despensas, aunque hoy día los frigoríficos impiden que lleguen a los alimentos frescos. A parecer, las cucarachas dejan rastros químicos en su excremento, de modo que otras cucarachas siguen estos rastros para descubrir fuentes de comida y de agua, y también para descubrir dónde están escondidas. Sus orígenes fisurícolas hacen que este insecto encuentre en las fisuras buenos escondrijos, prefiriendo lugares cálidos y húmedos, de ahí que a menudo se encuentren en las cocinas, donde también encuentran alimento en los restos de la actividad culinaria. Su actividad se despliega exclusivamente de noche, pues son fuertemente lucífugas, tendiendo a ser gregarias gracias a una sustancia que se libera por sus excrementos, que les sirve de atracción mutua. Dado que no producen ningún daño y sólo se alimentan de nuestros desechos, se les considera comensales y oportunistas. No está demostrado que transmitan enfermedades, todo lo más pueden estropear alimentos con sus olores desagradables, a veces produciendo algún desperfecto en papel, cuero y tejidos, al ser roídos. No obstante algunos estudios demuestran que pueden producir o agravar el asma de algunas personas aquejadas de esta enfermedad.


Para la reproducción, la hembra pone sus huevos dentro de un estuche quitinoso de color pardo, llamado ooteca, con 30-40 compartimentos en la cucaracha alemana y 15 en la cucaracha oriental, cada uno de los cuales tiene un solo huevo. Mientras la cucaracha alemana transporta por su abertura genital esta ooteca hasta la eclosión, las otras cucarachas lo transportan poco tiempo y luego lo sueltan en lugares escondidos. El desarrollo completo, que se realiza por metamorfosis incompleta (son heterometábolos paurometábolos), dando lugar a sucesivas ninfas de aspecto parecido pero sin alas hasta alcanzar el estadio adulto, es de unos 6 meses.


Para su tratamiento debe evitarse en lo posible el uso de insecticidas. Es mejor proceder a desarrollar medidas preventivas, como mantener los alimentos almacenados en contenedores estancos, cubos de la basura que tengan una tapa hermética, la limpieza frecuente y escrupulosa de la cocina y aspiraciones regulares. También se tendrían que reparar potenciales escapes de agua, como grifos que gotean. Es también necesario sellar cualquier posible punto de entrada: los zócalos, así también agujeros entre armarios de la cocina, tubos, las ventanas y las puertas con un poco de lana de acero o red de cobre y un poco de cemento, masilla o silicona. Una vez que se instaura una infestación de cucarachas, se puede aliviar el problema con el control químico.