amanoCon este artículo comenzamos una serie de artículos en los que se hablará sobre los gadgets más famosos del pasado. De aquellos que fueron un rotundo éxito y de aquellos que fueron un sonado fracaso, pero ambos caídos en el olvido. De esta forma se verá cómo la tecnología ha avanzado a pasos de gigante en los últimos 20 años, aunque a veces nos parezca que no es así.


El primer elegido es el Nokia 3210, uno de los teléfonos más emblemáticos de la compañía finlandesa. Marcó el comienzo de una era donde los teléfonos se convirtieron en algo más que un una herramienta de trabajo al alcance de pocos.


Especificaciones técnicas

En el mundo que nos movemos hoy en día, las especificaciones técnicas de los teléfonos son de auténtico vértigo, así que vamos a intentar comparar en la medida de lo posible las de este terminal clásico con las de los móviles actuales:


Resolución. Pantalla monocroma de 84x48 pixels. El teléfono que tengo ahora mismo (LG G4), posee 2560x1440 pixels, por lo que estamos hablando de más de 900 veces la resolución del Nokia 3210.


Memoria. En el Nokia 3210 la memoria era bien escasa, aunque no se medía en Mbytes o Gbytes, si no en contactos en la memoria y número de llamadas perdidas. En este caso 250 contactos, 8 llamadas enviadas, 8 recibidas y 8 perdidas era todo el potencial que nos ofrecía.


Conectividad. Sólo disponía de conexión GSM, recordad que es muy anterior a toda la avalancha de protocolos como WiFi, Bluetooth, EDGE, 3G o LTE.



Quasi-Innovador
Si bien en el Nokia 3210 casi todas las características principales habían sido introducidas previamente en otros terminales, éste será recordado por ser el primero en tener todas ellas y al alcance de un público más general:


Carcasas intercambiables. Al comienzo de la vida de este teléfono podíamos encontrar solamente un puñado de diferentes diseños, pero el número aumentó exponencialmente con el paso de los años.

Tonos de llamadas y logos. Antes de que existiera la posibilidad de navegar en Internet usando nuestros teléfonos, ya había servicios que nos permitían cambiar nuestro tono de llamada y nuestro logo de operador con unos cuantos SMS. ¿Quién no ha tenido el logo de Batman o algún tribal como logo?

Diseño sin antena exterior. Este era uno de los aspectos que más me gustaba del teléfono, un diseño impecable sin la fastidiosa antena. Un hito en el diseño que se mantiene hasta los días de hoy.

Juegos. ¿Cuántas horas y horas habremos pasado jugando al más que popular juego de la serpiente? Uno de los juegos más adictivos jamás creados para los teléfonos móviles. Curiosamente, desbancado años más tarde por otra creación finlandesa: ¡Angry Birds!

Vibrador. Muchos de los modelos vendidos en España carecían de vibración, pero era una modificación sencilla de hacer si se tenían conocimientos de electrónica.

Podemos decir que el Nokia 3210 era una pequeña oda a la personalización y era difícil encontrar dos exactamente iguales! Además, sentó las bases para uno de los teléfonos más indestructibles de Nokia: el 3310.