amanoEl fallecimiento de una persona da lugar a la apertura de su sucesión y al llamamiento a su herencia de todos aquéllos que tengan derecho a la misma, quienes, si la aceptan, se subrogarán en la posición jurídica que tenía el causante, ocupando su lugar respecto a los bienes, derechos y obligaciones de los que aquél fuera titular y que no se extingan por su muerte.

Los pasos a seguir y la documentación que se requerirá para tramitarse son los siguientes:

1.- Obtención de certificados:

Certificado de defunción: Podrá obtenerse de manera gratuita en el Registro Civil de la localidad donde el causante tuviese su último domicilio, y será indispensable para acreditar su defunción y poder conseguir el resto de certificados y la copia del testamento, si hubiese otorgado.

Certificado de Últimas Voluntades: El certificado expedido por el Registro de Actos de Última Voluntad, que servirá para acreditar si el causante había otorgado testamento o no.

Certificado de Seguros de Vida.

2.- Título sucesorio:

Declaración de herederos abintestato: Si no hubiere testamento, deberá otorgarse con anterioridad un acta de notoriedad para la declaración de los herederos abintestato, ya sea ante Notario o ante el Juzgado de Primera Instancia del domicilio del causante.

Testamento: Si hubiera un testamento deberá solicitarse una copia autorizada de esa escritura ante el Notario que en su día lo autorizó.

3.- Inventario de bienes y derechos que componen una herencia.

4.- El cuaderno particional: En él se recogen todos los datos de los interesados, los bienes, derechos y deudas así como las adjudicaciones que se hagan a los herederos y legatarios teniendo en cuenta si hay o no testamento y las disposiciones que hubiere otorgado el causante.

5.- Una vez realizados los anteriores tramites, se procederá al pago de los impuestos:

Impuesto sobre sucesiones: Están obligadas a liquidar este impuesto las personas físicas que tengan su residencia habitual en territorio español por los bienes y derechos que adquieran por herencia, legado, como beneficiario de un seguro de vida o cualquier otro título sucesorio. El plazo es de 6 meses desde el fallecimiento, pero se puede solicitar una prórroga por igual plazo en los cinco primeros meses. Existiendo diferentes bonificaciones y reducciones a tener en cuenta, por ejemplo, en Andalucía los primeros 175.000 euros estarán exentos del pago del impuesto.

Impuesto municipal sobre incremento de valor de los terrenos de naturaleza urbana (Plusvalía): Este es un impuesto que es potestativo de establecer por los Ayuntamientos, no obstante la mayoría lo exige. Se abona en el municipio donde estén situados los inmuebles, y se calcula en relación con el valor del suelo y los años pasados desde la última transmisión del inmueble. El plazo es también de 6 meses (renovables) desde el fallecimiento.

El pago de los impuestos enlaza con la liquidación y reparto efectivo de caudal hereditario. El cual podrá hacerse de mutuo acuerdo, cuando no existen desavenencias o, instando el oportuno procedimiento de división judicial de la herencia, cuando no es posible el consenso.