Desde que nos levantamos tomamos una serie de decisiones ante una sucesión de retos que nos ofrece la vida en forma de problemas. Nuestro objetivo es buscar soluciones lo más acertadas posibles. En esa situación tenemos tendencia a centrarnos sólo en uno o dos detalles sin ver más allá, decantándonos por lo que primero se nos viene a la cabeza. Ante un reto de gran envergadura lo más probable es que no encontremos la solución a la primera, sino que nos vayamos equivocando constantemente. ¿Qué supone ser creativo? Si permitimos que nuestra atención se disperse un poco más allá de lo dado, sin focalizar en nada en concreto, tendremos ante nuestros ojos una multitud de alternativas disponibles. Por tanto a más recursos, más serenidad tendremos a la hora de tomar una decisión. Si una alternativa no funciona, disponemos de una multitud de opciones por probar todavía, evitando desesperarnos.

¿Qué es exactamente la creatividad? Se trata de la capacidad de crear ideas nuevas que tengan valor. Subrayo el carácter valioso de esa idea, ya que no consistiría en algo absurdo. A no ser, claro está, que se busque específicamente llamar la atención con algo extravagante, como por ejemplo ocurre en algunos anuncios. En este sentido una obra de arte tendría un significado emocional transmitiendo algo nuevo. Una persona creativa posee cuatro características:
- Fluidez: genera muchas ideas en poco tiempo
- Flexibilidad: no se estanca en unos aspectos, sino que se adapta a diferentes perspectivas y a situaciones nuevas.
- Originalidad: obtiene resultados novedosos, de forma única y diferente.
- Elaboración: tiene capacidad para construir su idea.

Lo que necesitamos es que la atención se disperse para ver más allá de lo dado y no estar focalizando únicamente en una información, obviando otras. La creación, la idea suele venir de golpe con el famoso “Eureka”. Justamente cuando dejamos de pensar es cuando aparece una idea genial o la solución a nuestros problemas. Por eso se suele decir que las mejores ideas surgen en la ducha o cuando lo consultas con la almohada. Muchos personajes famosos por ser creativos se caracterizan por llevar siempre consigo papel y lápiz, ya que nunca saben cuándo se les va a aparecer “las musas”. Ahora bien, no pensemos que no hace falta hacer nada, sólo esperar que vengan la inspiración. Sería un grave error. La iluminación viene tras horas y horas de trabajar sobre el tema en concreto, tras haber adquirido una base sólida. Es lógico, para crear algo nuevo, debemos tener conocimiento sobre lo que ya existe. Por otro lado si piensas que la creatividad está relacionada con la inteligencia, no es así. La creatividad se asocia más bien con el inconformismo, la capacidad de imaginar, la curiosidad intelectual y la tenacidad. El ser creativo no se nace, sino que se aprende y se trabaja para aumentarla, al igual que aprendemos a leer o escribir.

¿Para qué sirve ser creativo? La creatividad no sólo nos ayuda a encontrar soluciones nuevas, sino también nos permite adoptar nuevos enfoques de un problema, enriquecer el análisis de una situación, encontrar nuevos usos a cosas ya existentes, modificar y mejorar la forma de hacer las cosas o incluso inventar un nuevo producto o servicio.

¿Eres creativo? Vamos a hacer un pequeño test para evaluarlo siguiendo a Paul Guilford, psicólogo pionero en la introducción al estudio de la creatividad. Coge una hoja en blanco y durante dos minutos escribe una lista de posibles usos del siguiente objeto. Recuerda que el objetivo es encontrar el mayor número de usos. El objeto en cuestión es un clip… ¿Han pasado los dos minutos? Bien, la media es encontrar sobre unos seis a ocho usos. Serías muy creativo si encuentras sobre 16 y excepcional si llegas a 24. Este pequeño ejercicio no es muy fiable debido a que la creatividad no sólo consiste en la cantidad de ideas. No obstante nos sirve para hacernos una idea.

¿Quieres aumentar tu creatividad? Hay una estrategia que se llama “Técnica de las palabras aleatorias”: se trata de disponer de una lista de palabras al azar que nos permita inspirarnos y generar nuevas ideas. Por ejemplo si te doy las siguientes palabras: naranja, reloj, ventana, radio, mochila, mesa, oreja, patata, cocina, etc. probablemente se te ocurran muchos más usos del clip del ejercicio anterior.

La creatividad es la inteligencia divirtiéndose. Albert Einstein