Revista Todo
Si el Señor no construye la casa, en vano se cansan los albañiles… Salmo 126, 1. Tenemos que seguir descubriendo que el Artífice del Proyecto de Reparación de la Cubierta y otras actuaciones de la Iglesia de San Juan, es el mismo Jesucristo, que nos ha invitado a abandonarnos en la Divina Providencia del Dios Padre y de este pensamiento, actitud y convicción descubrimos que el esfuerzo humano es inútil sin Su presencia, así nos lo subraya la Palabra de Dios, cuando nos dice: es inútil que madruguéis, que veléis hasta muy tarde, que comáis el pan de vuestros sudores: ¡Dios lo da a sus amigos mientras duermen!.. Salmo 126, 2. Todo lo hace Él y de todo salimos victoriosos si permanecemos en Su amor y si confiamos en Su fuerza y en Su poder reparador. Él nos ha ayudado a todos a dinamizar nuestros recursos y a emprender este ambicioso proyecto de reforma de nuestras cubiertas y otras actuaciones, como son: la restauración y conservación de la actual Sacristía, la nueva construcción de dos salones, archivo parroquial, cuarto de aseo…

Estamos muy agradecidos a nuestro Obispo de Málaga Excmo. y Rvdmo. Monseñor D. Jesús Catalá Ibáñez y a toda nuestra Diócesis de Málaga por haber apostado y priorizado este plan de actuación tan necesario para nuestra Comunidad Parroquial y para sus dieciocho mil feligreses. Una Parroquia con unos treinta y tantos grupos de fieles, de entre ellos, diecisiete Hermandades y Cofradías, trece de Pasión y cuatro de Gloria, el Movimiento apostólico de la Adoración Nocturna, Cáritas, Catequesis de iniciación sacramental de infancia en sus tres cursos, Grupos de Perseverancia, Catecumenado Juvenil, Grupos de Formación de Adultos, Grupos de la Lecctio Divina, Grupos de Confirmación, Grupos de Matrimonios, los Equipos de Nuestra Señora, Coro parroquial, Grupo de Teatro, Grupo de Liturgia, Cursillos Prebautismales, Cursos de Preparación al Matrimonio y a la Vida familiar, Talleres de Vida y Oración, Pastoral de la Salud, Pastoral de Migración…

» Leer Más ...

Nos recuerda el Concilio Vaticano II en la Constitución sobre la Liturgia, Sacrosanctum Concilium en el número 30, refiriéndose a la participación de los fieles en cualquier celebración litúrgica de la Iglesia, que: para promover la participación activa de la comunidad se fomentarán las aclamaciones del pueblo, las respuestas, la salmodia, las antífonas y los cantos…

El canto unido a la música expresan nuestros sentimientos más profundos. El canto une en un todo a cada uno de los individuos que acuden a la celebración de cualquier culto litúrgico. En los cánticos se narran los pensamientos, las actitudes y las mismas palabras de Jesucristo, recogidos por las santas escrituras y explicados y desarrollados en la catequesis y en la doctrina de la Iglesia.

La existencia de un coro en una celebración comunitaria es muy importante, ya que ayuda, enriquece, realza y anima a toda la Asamblea a adentrarse en la celebración de los Misterios de Nuestra Fe. Por ejemplo, en la Misa, cuando cantamos, nuestro espíritu se une en una sola oración plena y perfecta que la comunidad expresa; de esta manera crece nuestra identidad, nuestro sentido de pertenencia, nuestro sentirnos pueblo de Dios en marcha, caminando y avanzando en las diferentes etapas de la misma vida, tal como le ocurrió al pueblo de Israel.

La esencia y el fundamento de cualquier coro parroquial es la alabaza y la adoración al Señor en comunidad. Una petición continua que debemos de insistir: que cada día, a lo largo del Año litúrgico, logremos encontrarnos con el Señor y renovemos juntos la Fe de la Iglesia. Que no caigamos en el abismo de la rutina y del desánimo. Que descubramos que el coro es un instrumento de ayuda, un ministerio de servicio que se ejerce en la comunidad. Que huyamos de todo protagonismo o de todo aplauso escénico. Que Tú, Señor, seas nuestra alegría, pues: ¡Qué bueno es cantar a nuestro Dios, qué agradable y merecida su alabanza! Salmo 147,1. Que sepamos adorarte, alabarte y ofrecernos a Ti con cánticos... y siempre en comunidad.

» Leer Más ...

En la década de los años ochenta del pasado siglo, un grupo de jóvenes vislumbran un sueño: reorganizar y refundar una hermandad existente en los siglos pasados en Vélez-Málaga, que bajo la advocación de Virgen de la Cabeza fuese la madre, la reina y la protectora del conocido barrio de la Villa. También será conocida como Santa María de la Villa, como la quisieron titular la Comunidad religiosa de los Padres Escolapios que en aquellos años eran los encargados en nombre del Sr. Obispo de Málaga de la animación, dinamización y acompañamiento espiritual de la Iglesia de Santa María de la Encarnación.

Estos jóvenes emprendedores, vecinos de aquel lugar, sensibles al mundo de las cofradías y con muchas actitudes favorables fueron un buen un caldo de cultivo donde se sembrarían muchos de los valores que más tarde darían un fruto apreciado, admirado y reconocido por todos, como es la Hermandad de la Virgen de la Cabeza, que en este año celebra su 25 aniversario de su reorganización. La fuerza y el ímpetu de la juventud, la creatividad, la gratuidad y el tiempo de dedicación a esta obra, la alegría generada y el ambiente fraterno eran imparable, todo producía admiración y se decía de ellos como en el evangelio: mirad cómo se aman, mirad cómo trabajan, mirad como se ayudan…

De la mano del párroco de Santa María-Las Claras, el Rvd. D. José López Solórzano se reunían como grupo parroquial, marcando sus pautas y metas a conseguir. En 1992 fueron aprobados sus Estatutos por el Obispado de Málaga y comenzaron a funcionar como hermandad, con todos sus derechos y deberes. Casi seguro que hablamos de la primera hermandad de gloria del municipio y de una de las advocaciones más importantes en la historia de Vélez-Málaga.

» Leer Más ...

Tiendologuia.comA los pies de la Iglesia de Santa María de la Encarnación numerosas viviendas se fueron construyendo hasta formarse uno de los primeros barrios más conocidos y queridos en nuestro pueblo de Vélez-Málaga, el barrio de la Villa. Tengo que reconocer que cuando empecé a conocer los entornos de la feligresía y salí a pasear con varios colaboradores, visitando y conversando con algunos de sus vecinos, quedé muy sorprendido, en primer lugar porque pude sentir y analizar el olor a pueblo que se respira en Vélez, las estructuras de las casas, la forma de hablar, la forma de vestir, los animales en las puertas… etc, aún teniendo un censo de cuarenta mil habitantes; por otro lado observé la dejadez de muchas de sus viviendas y enseguida fui descubriendo la raíz de estos problemas: pobreza, marginación, desestructuración familiar, adicciones, gente en prisión, peleas, dificultad de acceso, dejadez por parte de las instituciones públicas e incluso de la misma Iglesia, en la que me incluyo yo.

» Leer Más ...

Tiendologuia.comTodos los años en el quinto domingo del Tiempo de Pascua de Resurrección, la Iglesia nos invita a celebrar la Pascua del Enfermo.
Aquí en nuestra parroquia lo celebramos con una jornada de convivencia y de oración donde reunimos a todos los enfermos de nuestra feligresía y también participan ancianos de la Residencia Seniors.

Comenzamos con la celebración de la santa Misa y dentro de ella reciben el Sacramento de la Unción de Enfermos. Se invoca la misericordia de Dios para que visite y conforte las enfermedades de cada uno de los asistentes con la Santa Unción. A su vez también pedimos por todos aquellos profesionales y voluntarios que asisten el cuidado de los enfermos, pues en los momentos de debilidad y de fragilidad la atención a los enfermos es importantísima: su cuidado médico y el acompañamiento humano y espiritual, que es lo que la Iglesia, a través de los Visitadores de Enfermos y el Grupo de la Pastoral de la Salud intentamos ofrecer.

Para la preparación de esta Jornada, toda la Parroquia nos implicamos con mucha ilusión, pues recibir a los enfermos y ofrecerles nuestro cariño y atenciones, se multiplica en gracias y en favores que de ellos mismos recibimos, pues las personas mayores son muy agradecidas y una simple mirada, una sonrisa, un apretón de manos, un beso o un abrazo, ellos te lo agradecerán siempre.
Tiendologuia.com
Este Sacramento de la Unción de Enfermos se fundamenta en la carta del Apóstol Santiago 5, 13-16, cuando dice: Queridos hermanos, ¿sufre alguno de vosotros? Rece. ¿Está enfermo alguno de vosotros? Llama e a los presbíteros de la Iglesia, y que recen sobre él, después de ungirlo con óleo, en el nombre del Señor. Y la oración de fe salvará al enfermo, y el Señor lo curará y, si ha cometido pecado, lo perdonará.

» Leer Más ...

| 1 | 2 | 3 | ...| 14 | 15 | 16 | Siguiente»