Revista Todo
Tiendologuia.com“Me quedo con la vez que me dijo que era grande, que tenía la sonrisa más pura y que mis ojos eran el mejor reflejo de los atardeceres que sigo viendo. Me quedo con aquel momento que me miró arqueando una ceja, dando por hecho que estaba loca. Con los viajes que planeamos y los que hicimos en su coche.

Con sus muecas y su risa cuando yo decía algo que no tenía nada de gracia, con su manera de atiborrarse de comida y con esa canción. Tú sabes cual es. Con su sudadera favorita que también era la mía.

Con los colmillitos que aparecían con esa sonrisa que me volvía loca y con sus ojos que se veían aún más bonitos mientras dormía. Con la primera vez que lo ví dormir y escuchamos de fondo “alguien que sepa parar enero” y nos echamos a reír. Con mi enero de ese año del que él se adueñó.

Y con esos benditos días de verano y los días tachados del calendario con ganas. Con los días que pasamos a cientos de kilómetros, los que pasamos a centímetros y los que sólo nosotros sabemos que pasábamos. Con ese techito de estrellas.

Siempre me quedaré con las contadas veces que me besaba el cuello, la manía de echarme el pelo hacia atrás. Y con las idas y venidas. Con la vez que me cogió a hombros en medio de toda la gente y también cuando bailamos esa canción como locos. Con sus reflexiones absurdas, con las noches que nos escapábamos muy cerca de casa y los días que estábamos a muchos metros de altura. Que no fueron pocos.



Tiendologuia.com“Temer al amor es temer a la vida, y los que temen a la vida ya están medio muertos." – Bertrand Russell

Aquella cita se grabó en mi cabeza desde el día en que, leyendo entre líneas hace ya unos cuantos años, traté de entender y descifrar la definición más perfecta del sentimiento romántico. Leí sobre relaciones apasionadas, el amor cortés y, entre folio y folio, destacaban siempre las palabras “inalcanzable”, “locura” y “desgarro”.

Con el tiempo todas esas ideas se fueron disipando hasta que volvían a golpearme con fuerza, ya fuese leyendo Cumbres Borrascosas o viendo Los Puentes de Madison. El cine y la Literatura están plagados de historias de este tipo de amor que engancha y se mete debajo de nuestras almohadas para que soñemos hasta el punto de hacerlo realidad. Lloramos con el papel de Francesca, interpretado por Meryl Streep, cuando fue incapaz de abrir la puerta del coche de su marido para correr en brazos del flamante fotógrafo en la piel de Clint Eastwood. Entendimos que nunca serían tan felices como aquellos cuatro días porque les pudo algo más sólido que dejarse llevar por lo que dicta el corazón. Y así, infinitas parejas, divididas entre razones y emociones, quedaron y quedan condenadas a no comer perdices. La lucha interna entre el deber y el querer.

Pero no nos confundamos. Nos encanta desafiar al universo y apostar sin reparo por el final feliz. Nos fascina la idea de reunirnos con él cuando anochezca en lo alto del Empire State. Queremos el beso final de Desayuno con diamantes.

Porque lo cierto es que cuanto más complicada sea la trama, cuantos más obstáculos encontremos por el camino para llegar a conseguir lo que realmente anhelamos, mejor será el desenlace.

Y habrá merecido la pena.”




Tiendologuia.com“Soy de sonrisa fácil. A veces sin querer y otras intencionadamente, acompañada de un guiño, de un abrazo o incluso de alguna lágrima. Depende de la persona, animal o cosa, y del contexto. Depende mucho del contexto.

Porque en el lugar de donde vengo me enseñaron que hay que sonreír frente a todas las adversidades, que la vida es menos traicionera contigo cuando alguien te dedica una sonrisa y que las arrugas de las comisuras son las que más gusta recordar. Regala sonrisas, siempre. A quien sea y cuando sea.

Para a pensar en los efectos de hacer una mueca con tus labios, enseñes o no los dientes, más o menos amplia, más o menos blanca... hazlo. Y sí, es una orden. AHORA.”

Baila hasta despeinarte, grita a contracorriente, salta de felicidad, sal corriendo debajo de la lluvia, ríete de tus defectos, ríete de los de los demás, que el sonido de tu carcajada inunde el silencio de la calle y que todos giren a tu alrededor preguntándose qué es lo que te pasa. Agradece todo lo afortunado/a que eres por tener lo que tienes, disfruta de la gente que te quiere, los de verdad, y quiere tú también con más intensidad que nunca, sin importar el cómo, el dónde o el por qué. Que sobren los motivos y falten los pretextos Canta debajo del agua de la ducha, da vueltas en ti mismo hasta marearte. Gira, gira, gira más alto que aquella noria gigante que recuerdas de tu infancia. Sube a la cima más alta que encuentres, abre los brazos y respira. ¿Lo sientes? ¿Y sabes qué? no encuentres el término medio, no lo hagas ahora, da igual. Ahora no importa. Solamente vive.


Tiendologuia.com - Hoy vengo a hablaros de una prenda que me encanta y es estrella de la temporada tanto de día como de noche. La biker, también llamada cazadora motera, tiene una fascinante historia detrás que se remonta al Nueva york de 1928, cuando un motero se acercó al taller de los hermanos Irving y Jack Schott, que fabricaban prendas de cuero desde 1913 en el Lower East Side de Manhattan, y les pidió que le fabricaran una cazadora de cuero para ir en su moto. La cazadora quedó tan bien, que los hermanos Schott la denominaron perfecto, al igual que sus puros cubanos favoritos. Desde entonces ha sido todo un icono en la moda masculina más heavy y rockera; todo un símbolo de rebeldía gracias a actores como Marlon Brando en 1950 con su película “Salvaje”, aunque esto no se reflejó en números debido a que el gobierno prohibió su uso por pensar que fomentaba la rebeldía; no obstante la popularidad seguía creciendo y creciendo y más aún cuando James Dean murió con una de ellas.

En las siguientes décadas, el triunfo de la música rock de los 70, 80 y 90 hizo que lo músicos más representativos de la época llevaran su cazadora como prenda fetiche a todos los lados; bandas como The Clash, Los Ramones y en España Loquillo perpetuaron la cazadora que les daba esa imagen de tipos duros que tanto busca la estética grunge. En los años 80 el número de ventas se disparó, sobre todo en Francia donde se usaban para salir de marcha con unos vaqueros o falda, al igual que en la movida madrileña española. La imagen de tipo duros se reforzaba gracias a los T-birds o pájaros de la película “Grease”, en 1978 con su líder Danny Zuko, y la gran transformación de Sandy al final de la película, apareciendo por primera vez una mujer con la cazadora motera.

En los años 90 los mejores diseñadores de moda del panorama reinventaron la básica chaqueta motera adaptándola a las nuevas tendencias, sobre todo para mujeres, convirtiéndose, gracias a Gianni Versace, Karl Lagerfeld , Thierry Mugler o Hermès en un icono que jamás caería en el olvido.

» Leer Más ...

Tiendologuia.com - ¡Buenas queridos ciudadanos y ciudadanas de la Axarquía! ¿Cómo os está tratando la semana? Espero que realmente genial, pues ya sabéis que no os merecéis menos que ello.

Hoy os traigo uno de mis looks estrellas para esta temporada, que seguro que los que me leéis a menudo ya sabéis cual es.

¡Efectivamente! Adoro los shorts en otoño. ¡Y las calcetas! Desde épocas inmemorables. Así pues, en esta ocasión decidí combinar unos de mis shorts denim (vaqueros) favoritos con camisa de lunares azules. Aunque puede que en la foto no se distinga muy bien, pero son de una tonalidad azul marina.

Sabéis también que me encanta rematar los looks y que pienso que los complementos nos aportan un toque diferente y original muy importante. De este modo, lo llevé con cinturón negro, calcetas altas y botines con un poquito de tacón (casi plano a decir verdad).

Y lo mejor de todo, este cardigan azul y blanco con toque dorado, que se ha convertido en una de mis prendas favoritas de fondo de armario, ¡pega con todo!. Por último, el collar con tonos dorados y azules también da un toque muy bonito al conjunto.

Como no podía ser menos, hoy también nos toca aprender algo nuevo. ¿sabéis por qué el cárdigan se llama cárdigan? Pues debe su nombre a James Thomas Brudenell, que fue el séptimo conde de Cardigan. Este hombre popularizó el cárdigan por formar parte de su indumentaria habitual.

Lideró batallas por las cuales pasó a formar parte de la historia. Sin embargo, la chaqueta de lana que solía llevar le hizo más famoso que sus aventuras bélicas. Por aquel entonces además, cada cárdigan era una prenda exclusiva, ya que eran diseñadas a mano. ¿Sorprendidos?

Contadme ¿qué os parece el look? ¿Sois pro o anti este tipo de cardigans? Fuese como sea, lo que no podéis negar es que es super cómodo y fácil de montar en un momento por la mañana. ¿No os parece?
Cualquier duda o consulta, no dudéis en consultarme a elisabeth@heelsandroses.com Seguiré estando encantada de responderos (:

Os mando toneladas de optimismo intravenoso para esta quincena y nunca olvidéis que el complemento más importante de todos es una gran sonrisa ;). ¡Nos vemos en el próximo artículo!.



| 1 | 2 | 3 | ...| 17 | 18 | 19 | Siguiente»