Revista Todo
Tiendologuia.comLa acacia de hoja de sauce, también conocida como acacia de hoja azul (Acacia saligna) es un arbolito (fanerofito) de la subfamilia Mimosoideae (fam.Fabaceae), de hasta 10 m de altura, procedente del suroeste de Australia y Tasmania. Morfológicamente se caracteriza por sus hojas compuestas, pinnadas, pero sólo mientras son plántulas con pocas semanas, ya que posteriormente se reducen a la vez que se ensanchan los pecíolos convirtiéndose en filodios (láminas a modo de hojas) que adquieren la función clorofílica y que son de linear-lanceolados a lanceolados de hasta 30 cm de largo. Sus flores son llamativamente amarillas o anaranjadas, dispuestas en cabezuelas de 8-15 cm de diámetro, agrupadas en racimos axilares. El fruto es una legumbre aplanada, recta o curvada, constreñida entre las semillas. Las semillas elipsoidales, comprimidas, de color marrón oscuro.

Esta planta se ve con frecuencia en taludes de carreteras, cunetas, y, de manera puntual dunas, playas rocosas y ramblas, preferentemente sobre suelos calcáreos y arenosos, aunque también puede encontrarse en suelos más pesados. Florece desde (febrero) marzo a mayo. Sus semillas se dispersan por diseminación autócora, zoócora e hidrócora.

En cuanto a sus requerimientos ambientales, no soporta las heladas (lo que explica su tendencia litoral), ni la sombra densa, mientras que no le afectan los suelos salinizados y mientras que soporta los vientos fuertes, y la sequía, su tolerancia a las oscilaciones térmicas y al encharcamiento es baja.

» Leer Más ...

Tiendologuia.comDesde tiempos inmemoriales las personas han mantenido la costumbre de traer plantas de otros lugares del mundo. La mayoría de nuestros alimentos tienen su origen en puntos tan lejanos como América, Medio Oriente, etc. Desde el Neolítico se viene practicando el cultivo de plantas y su comercialización. Estos intercambios comerciales permitieron que pronto se expandieran todo tipo de plantas de interés para las personas, por todo el Mundo. El famoso descubrimiento de América por los españoles (que en realidad ya estaba descubierta y colonizada desde miles de años antes por personas venidas de Asia) se ha ido incrementando la colección de plantas nuevas, unas veces como alimento (ej.patatas, tomates, aguacates, etc.), otras como ornamento (ej. jacarandas, pasifloras, cactus, etc.), otras como medicina, etc. Estas costumbres no han cesado, y todavía hoy se siguen importando nuevos alimentos y plantas que actualmente proliferan por nuestros campos de cultivo y por jardines, rotondas, parques, etc. de nuestros pueblos y ciudades.

Nuestro territorio tiene sus propias plantas, que llamamos autóctonas, algunas de ellas restringidas a un área muy pequeña, como puede ser la Sierra de Tejeda, en cuyo caso pasa a ser un endemismo. Las plantas que nunca han estado en nuestro territorio y que han sido importadas deliberada o accidentalmente por las personas, las llamamos alóctonas. La mayoría de las plantas alóctonas no representan ningún problema para nuestros ecosistemas, en buena parte porque no prosperan más que con los cuidados de las personas: las plantas comestibles por los agricultores, las ornamentales, por los jardineros, y las domésticas por sus propietarios. Nuestras macetas, nuestros jardines, parques, avenidas y rotondas, están casi totalmente integradas por plantas alóctonas, venidas de todos los continentes del mundo, muchas de origen tropical, que se adaptan bien a nuestra climatología cálida mediterránea y la humedad y sombra de nuestras viviendas.

» Leer Más ...

Tiendologuia.comEste tipo de insectos puede aparecer eventualmente en nuestras viviendas, atraídos por la luz, si bien lejos de ser un problema para los moradores es un auténtico aliado por su voracidad hacia muchas plagas agrícolas y de jardín. Las crisopas (de las que una muy frecuente es la Crysopa perla) es un insecto perteneciente a un orden hasta ahora no visto en esta serie dedicada a pequeños animales de las casas. Se trata del orden Neuroptera, llamado así porque los adultos están provistos de dos pares de alas de tamaño semejante, muy transparentes y profusamente surcados por nervios entrecruzados, a lo que alude el nombre de “alas nerviadas” (Neuro-ptera).Se ha indicado que esta profusa nerviación cumple una función de detener el problema de la fracturación de las alas, ya que si no hubieran venas cualquier pequeña fractura se propagaría por todo el ala con consecuencias nefastas para el insecto.

» Leer Más ...

Tiendologuia.comHasta ahora, después de dedicar muchos capítulos a los insectos domésticos, nunca hemos aludido a las mariposas, científicamente denominadas Lepidópteros, nombre con el que se alude al hecho de que sus alas están cubiertas de escamas (lo que vulgarmente se le dice “polvillos”). En esta ocasión hablaremos de esas mariposas, muy diferentes de aquellas de lindos colores que visitan las flores de nuestras macetas o el jardín. En realidad son mariposas más pequeñas, de cuerpo relativamente más grueso, poco llamativas y de vuelo mucho más pesado. Son las polillas, que forman parte de las llamadas “mariposas nocturnas” por sus hábitos, y llamadas familiarmente “palomillas”. Curiosamente, estos insectos, a diferencia de otros vistos anteriormente, no causan ninguna repulsión, y son vistos con cierta simpatía. Pero esto es así porque no se sabe que las larvas de estas inocentes mariposas son voraces devastadoras de nuestras despensas.

» Leer Más ...

Tiendologuia.comTodos hemos sido testigos alguna vez de la presencia, inusitada, de una veloz mosca de gran tamaño y ruidosa en el vuelo, que a veces se estrella contra ventanas y cortinas. La sabiduría popular acierta doblemente al señalar a estos insectos como un tipo especial de “moscas”, diferente de la mosca común, por tener un mayor tamaño y un vuelo menos silencioso, y por ello les llama “moscardas”. En efecto, estos insectos son varias especies del orden Diptera, que recordemos alude a insectos con solo un par de alas membranosas, teniendo el segundo par atrofiado formando los halterios o balancines, sin función en el vuelo.

Las moscardas no pueden ser consideradas como inquilinos de nuestras viviendas. Su presencia en ellas es puramente casual, a menudo atraídas por el olor de los restos de pescado que hemos desechado tras limpiarlos o por otros olores más sutiles que son capaces de detectar a decenas de metros. Su prodigioso y veloz vuelo les permite personarse en un santiamén en el foco oloroso de lo que podrían ser una jugosas viandas, especialmente si lo que busca es un sustrato adecuado para hacer la puesta de huevos. Se dice que en los países del norte de Europa, antes de que llegar la civilización romana, los meses del año eran denominados por alguna circunstancia especialmente notable en ese mes, y de este modo, el mes de julio era conocido allí como “mes de gusanos”, porque era en este mes (uno o dos meses más tarde que en el Mediterráneo) cuando aparecían “gusanos” en la carne o en el pescado. Estos gusanos en realidad no son tales, sino larvas de moscardas. Todavía hoy día, cuando se habla de que un alimento cárnico “se ha agusanado”, se alude a las larvas de estas moscas, conocidas como cresas. También cuando se dice que cuando una persona muere “es pasto de los gusanos” se alude a las larvas de diversas especies de moscas que aprovechan cualquier cadáver, aunque dicho sea de paso, nuestros muertos difícilmente se agusanan porque son enterrados rápidamente, antes de que puedan que alguna mosca ponga huevos y salgan sus larvas, y si así fuera, éstas no podrían vivir en una atmósfera sin oxígeno bajo tierra. Nuestros muertos pierden la masa corporal por acción de bacterias y hongos, nunca por gusanos, a no ser que sea un cadáver que haya quedado expuesto al aire, como sucede con los que son productos de accidentes, asesinatos, etc.

» Leer Más ...

| 1 | 2 | 3 | ...| 44 | 45 | 46 | Siguiente»